Cuando hace unos meses, uno de los ahora componentes de esta Mayordomía, nos propuso al resto la posibilidad de asumir esta responsabilidad para el próximo año, creo que ninguno lo dudamos y, decidimos, en ese mismo momento, embarcarnos en esta maravillosa singladura.
Somos un grupo heterogéneo; adultos, jóvenes e incluso algunos niños, los que formamos esta  reunión de amigos, en la que se mezclan ilusión, deseo, respeto, sueños y, sobre todo, fervor y amor por la Virgen del Rocío.
Para nosotros es un gran honor y una gran responsabilidad poder llevar el Simpecao de nuestra Hermandad hasta la aldea almonteña y cumplir, así, con una tradición centenaria y tan fuertemente arraigada en nuestro pueblo.
Desde este momento en el que iniciamos nuestro caminar hacia la Blanca Paloma, y en estrecha colaboración con la Junta Directiva, queremos aprovechar estas líneas para invitar a todos los hermanos y moguereños para que nos acompañen en este año y vivan junto a nosotros todos los actos de nuestra Hermandad y así hacerlos partícipes de estas experiencias únicas.
Nos encomendamos a nuestra Madre del Rocío y al Divino Pastorcito para que nos protejan, nos cobijen, y nos ayuden durante esta andadura.
¡Viva la Virgen del Rocío!, ¡Viva la Madre de Dios!

 

mayordomos15-16